El elogio al amante – Rosa Montero

Posted on

mfyyrlx610.jpg

COMENTARIO DE OPINIÓN 

Antes de comenzar con mi opinión personal, me gustaría aclarar qué significado tiene para mí, la palabra “normal”. Normal es para mí algo cotidiano o mediocre, entonces me planteo, ¿Quiero que mi vida sea “normal”?. La respuesta es sencilla, no.

Reanudando el tema principal, los prejuicios y los tabúes que encontramos en nuestra sociedad, dictadas por un grupo reducido de personas, los cuales nos hacen pensar que debemos cambiar mediante; revistas, anuncios, programas de televisión e incluso mediante otras personas, a las que han conseguido engañar con la falsa ilusión de “perfección o felicidad”, deben ser erradicados.

Las mujeres a lo largo de la historia, hemos sido consideradas como objetos, reducidas a ser útiles simplemente por ser fértiles. De nosotras se nos ha exigido ser jóvenes y hermosas, además de estar capacitadas para crear la preciada vida, mientras que a los hombre se les ha exigido ser poderosos, y eso es algo que llega con los años. Por ese mismo motivo creo que es posible que se hayan  “normalizado” las relaciones entre mujeres jóvenes y hombres de mayor edad.

Personalmente pienso fehacientemente que cualquier acto que no vulnere la integridad tanto física como emocional de otro ser vivo es lícito, por tanto, la diferencia de edad, color, etnia  o sexo en la relaciones, posiblemente no serán consideradas “normales” pero mientras sean felices las partes implicadas de la decisión, ¿qué más da?

Así que hagámoslo bien de una vez por todas, normalicemos la felicidad y la libertad.

Paula Gopar Eggers

Anuncios