La paloma de La Paz y la sonrisa

Posted on

Sofía Teresa Gómez Canciano 5ºB

Era un día normal, cuando llegó la noche le grité a mi madre:
-¡Mamá, ven ya!- Después de cinco minutos ella vino con un libro en la mano, titulado
“Las historias de la paz”. Cada día de la paz, leemos una historia de ese libro. Este año nos tocó un cuento titulado “La paloma cantarina” y empieza así:

El día de la paz, nace una paloma blanca con el cuello dorado, y las alas plateadas. Nace cantando, y a los cinco minutos empieza a volar. En ese día va por todo el mundo. Volaba por cada rincón, y en cada sitio se posaba y cantaba una hermosa canción. Cada vez que la gente la oía paraba de hacer todo tipo de cosas: los niños de jugar al fútbol, las niñas de correr y saltar a la comba, las madres dejaban de fregar los platos, los bebés paraban de llorar, los leones se dormían y los aviones volaban en círculo para escuchar su canto. Los militares soltaban las armas y se abrazaban unos a otros, y cada vez que la paloma pasaba cerca de alguien le sonreían y le saludaban.

Después del día de la paz, durante un mes, la gente no se enfadaba, los bebés no lloraban y lo más importante, no se mataba a nadie.
Cuando mamá acabó de leer el cuento, me acosté en la cama, y soñé con la paloma. Surcaba los cielos, sobrevolaba el arcoíris y en un momento sentí que me besaba la frente y me susurraba algo. Lo que yo entendí fue:
-María, sé feliz y nunca le hagas daño a nadie. Dale pan a los que lo necesitan, y sobretodo, quiere a todo el mundo.-

Anuncios